VIDEOCLUB HOLLYWOOD

El videoclub ubicado muy cerca de la plaza de Gracia dice adiós tras casi cuatro décadasl Actualmente se encuentra en periodo de liquidación tanto de artículos como de películas

“No quiero sobrevivir, quiero vivir”, decían en la oscarizada película 12 años de esclavitud. Lo que no sabía Steve McQueen, su director, es que esa misma frase podría usarla un lugar donde viven más de 6.000 películas desde el año 1978. El videoclub Hollywood cierra definitivamente sus puertas.

“La gente se ha quedado un poco en shock al enterarse”, afirma su propietaria, Mónica Álvarez. Esta noticia ha calado hondo en los amantes del cine que lo consideraban el bastión del cine de alquiler, y de hecho hay quienes aún no asimilan que tendrán que buscar una alternativa para encontrar los títulos de su lista.

El Hollywood no era un videoclub al uso, no sólo se limitaba a los estrenos y al cine Marvel. En las estanterías que colonizan aún el local puede encontrarse una amplia selección de cine español, francés, italiano, clásico, de autor, documental, terror, acción o histórico. Un paraíso para los cinéfilos y para tantos en los que en su semana asignaban ‘el día de ir al Hollywood’.

Según explica Mónica Álvarez, quien se crió en el videoclub y más tarde lo heredó, este lugar no cierra por la crisis económica, que ya superaron, sino por la crisis cultural a la que se enfrenta este sector.

Para sobrevivir a este último envite, Álvarez se decantó por actualizar su negocio y convertirlo en una tienda de cine, donde se pueden comprar artículos de películas como camisetas, llaveros, muñecos o tazas.

Aunque el videoclub podría seguir abierto gracias al sustento que supone la venta de merchandising de cine, las plataformas digitales como HBO y Netflix, por no hablar de las descargas ilegales y del 21% de IVA que se le impone a este tipo de establecimiento, hacen que el alquiler de películas en exclusiva no consiga tirar del carro.

Según cuenta Mónica Álvarez “después de tantos años llegó el momento de cerrar capítulo”, e insiste en que ha sido muy feliz al frente de este lugar en el que ha pasado toda su vida y gracias al que se ha “empapado” de cine. Por esa razón deja la puerta abierta a algún enamorado del séptimo arte que quisiera quedarse con el negocio y que lo cogiera con ilusión.

Ahora mismo esta mujer se encuentra en plena tarea de liquidación, tanto de títulos como de los artículos. Deshacerse de todo no será fácil pues esta pelirroja ha ido atesorando títulos durante dos décadas.

Incluso en este período de despedida, Mónica Álvarez sigue demostrando el cariño por su videoclub y por sus clientes, y lo demuestra en el precio por el que casi regala las películas. Quien quiera hacerse con un trocito de este videoclub puede adquirir películas desde 50 céntimos o 1 euro, dependiendo del título, y de si es DVD, blue ray o blue ray 3D, algunos suben a 5 o 7 euros.

Hay muchas frases de película para una despedida que dejará cicatriz, Siempre nos quedará París o Sayonara Baby –todo depende del matiz- aunque para lo que no está preparada Granada es para decir adiós a uno de los pocos videoclubes que conseguían sobrevivir a la crisis de la cultura en este país.

 VIDEOCLUB HOLLYWOOD

RECUERDA COMPARTIR