NADIVLO ET ON SONISESA SUT
Una exposición de Valeriano López

Una exposición de Valeriano López en la Huerta de San Vicente, Casa-Museo de Federico García LorcaVisita performativa el 17 de octubre a las 7 de la tarde

Con un fantasma se negocia y se convive. La convivencia se simplifica cuando este toma la forma de un fetiche que le da cuerpo. Ese cuerpo, por convención, suele ocultarse bajo una sábana; y, por tradición, en el hueco de una escultura. Una escultura de bronce representa a Federico García Lorca sentado en un banco de la Avenida de la Constitución, antes Avenida de Calvo Sotelo. Calvo Sotelo fue asesinado el 16 de julio de 1936 en su domicilio de Madrid. De Madrid el poeta decidió regresar a Granada en ese día. Exactamente treinta días después, fue detenido en una casa del centro de Granada. El Centro García Lorca se inauguró, vacío, en julio de 2015. En 2016, en agosto, a ochenta años precisos del asesinato del escritor, se liberaron los derechos intelectuales por su obra literaria. La literatura de Lorca en versiones híbridas con textos amputados y sazonados de nuevo sentimentalismo prêt-à-porter abarrotó las taquillas en Madrid y en Granada. Granada de mano fue una exposición que, en 2006, desgranó los mitos fundacionales de la ciudad -salvo el de Lorca- de la mano de Valeriano López. Valeriano López es un artista sin género que, desde la apropiación, la ironía, la carnavalización, la iconoclastia y la defensa del derecho al escándalo pone a prueba los límites institucionales. Las instituciones locales le encargaron una exposición en la Huerta de San Vicente. San Vicente fue un mártir español del siglo IV del que se dice que en la madrugada de su martirio convirtió a su verdugo a la fe del apóstol Santiago. Santiago es una ciudad conocida, entre otros aspectos, por su ambiente liberal, quintaesencia de la isla de Cuba. Cuba, en 1898, año de nacimiento de García Lorca, dejó de pertenecer a España. España, se calcula, ocupa el segundo lugar, tras Camboya, en el ranking de
desaparecidos forzosos. Forzosamente, el humor pone freno a lo real. Lo real remite, según Lacan, a aquello que acomuna sexo y muerte. A su muerte, la reina Juana la Loca fue sepultada en Granada, en una capilla real. A ella dedicó Lorca una elegía, la «Elegía a Doña Juana la Loca». «Loca» es una de las numerosas formas de referirse a un determinado modelo de hombre homosexual en el idioma español. El Teatro Español presentó por primera vez en 2017 la obra incompleta de Lorca titulada de manera paradójica Comedia sin título. El título de esta exposición es también de comedia o de farsa o de paradoja, sepultada ya la tragedia, pero está completo y se lee de derecha a izquierda. De derecha a izquierda, la consigna que anunciaba la condena a muerte durante la Guerra Civil era la siguiente: «que le den café». «Yo te daré una cosa que yo solo sé: café» es el estribillo de una canción. «Canción tonta» de García Lorca inspira la Acción tonta de Valeriano López, donde el performer pasa tierra entre dos espuertas rotuladas con los dos apellidos del escritor: «García» y «Lorca». Federico García Lorca es el nombre que Valeriano López ha jurado por mil veces no volver a tomar en vano. Bajo el vano de una ventana en la Huerta de San Vicente, el fantasma da la bienvenida hasta el 8 de enero de 2020.

Carlos Martín

La imagen puede contener: cielo y exterior

reportaje realizado con la colaboración de los alumnos de la escuela CURVA POLAR.

Jorge Orellana
Inmaculada Diéguez
Laura Melisa Alonso
Claudia Atero
Ana Espín
Andrea Córdoba
Cecile Olivieri
Carmen Duro
Pedro Marcos Carrillo
Kevin Avilés
Francisco Bedmar
Miguel Caparrós
Javier Díaz

NADIVLO ET ON SONISESA SUT
Una exposición de Valeriano López

La exposición se podrá visitar
Del 17 de octubre hasta el 8 de enero de 2020 en los horarios de visita de
la Huerta de San Vicente, Casa-Museo de Federico García Lorca
 

RECUERDA COMPARTIR