Laviebel: El escenario ambulante

 

Por Cultura Granada. Laví e Bel. Una película africana titulada LA VIE EST BELLE, me llevó al nombre (laviebel) con esa sonoridad tranquila y evocadora. Parecía una buena declaración de principios, que encerraba una especie de optimismo distorsionado, una ingenuidad consciente llena de capas de tristeza por el mundo. Laví un viejo tahur judio y Bel una corista retirada. Una especie de premonición del futuro cabaretero que nos esperaba.

Durante 20 años ese nombre nos ha acompañado lanzándonos su mensaje de futuro. 20 años – 20 espectáculos.
Una media de tres meses de ensayo por espectáculo: casi cinco años metidos en la sala unas 8 horas al día. Da para mucho todo ese tiempo sacando a la luz ideas que solo eran fantasmas sobre el guión.
Cada espectáculo ha sido una aventura, una selva que poco a poco hemos ido desbrozando, buscando caminos entre la espesura. Nos hemos metido en muchos jardines desconocidos. A veces hemos encontrado algo valioso, otras veces simplemente nos hemos perdido, pero siempre hemos mantenido vivo ese espíritu de exploradores.
Nosotros elaboramos nuestros propios universos y esto requiere un trabajo minucioso y lento, lleno de callejones sin salida y de zonas despejadas. Nos movemos en el terreno del teatro de creación. Eso no nos hace mejores, ni peores, simplemente nos obliga a pensar desde más puntos de vista y nos permite perdernos por caminos que a veces nos llevan a sugerentes espacios vacíos, en los que encontrar algo sencillo de nosotros mismos, algo más humano y cercano o no.

EL ESCENARIO AMBULANTE

“Las imágenes son potentes, la idea atractiva, pero sin duda lo que logra mayor nivel es la intensidad con que los intérpretes se entregan en el escenario. Los números musicales inagotables, y las composiciones musicales de alto nivel se completan con excelentes letras que describen las vivencias, sentimientos, y apasionamientos de los personajes. Son estos personajes los que lanzan el anzuelo para atrapar al espectador, y detrás de ellos tres artistas sobresalientes. Una frenética y dinámica hora y veinte, en la que éstos no paran de hacer gala de sus virtuosismos. Hay momentos deliciosos por que representan cierta ternura y momentos donde la picaresca sobresale, todos bien dirigidos a impactar en la platea.” Paco Inestrosa para La Opinion de Málaga. 10.11.2014

RECUERDA COMPARTIR